arquitectura popular española
Arquitectura civil. Cúpulas de la Real Fábrica de Cristales. La Granja, Segovia. 

El edificio es uno de los mejores ejemplos de arquitectura industrial europea de finales del siglo XVIII. Se realizó por encargo del rey Carlos III, tras haber sido destruido el anterior a causa de un incendio en 1770. El conjunto fue construido con mampostería de granito para los muros y ladrillos para las bóvedas, formando una gran edificación rectangular de, aproximadamente, 178 x 132 metros, con un gran patio central. 
Se trata de un edificio neoclásico, que forma un conjunto unitario donde se mezclaban las distintas actividades de la fabricación del vidrio y las viviendas de los artesanos.La edificación principal, destinada en principio a la fabricación de vidrios planos, consta de nave central cubierta con bóveda de cañón y brazos a modo de crucero que cubren sus centros con cúpulas sobre pechinas. A ambos lados de la nave se sitúan las arcas de recocido separadas por gruesos muros a modo de contrafuertes. Por detrás discurre el pasillo de atizaderos, cubierto por bóveda de cañón, con respiraderos para la salida del humo. Por encima se sitúan los descansaderos, destinados al reposo de los trabajadores, y que recorren toda la nave, perforando los muros. 
 
Al exterior destaca la fachada meridional, el tratamiento de las cúpulas al exterior con cimborrios octogonales, las fachadas de los cruceros con frontones curvos cobijando el escudo real, la diferente altura entre la nave central y las laterales, y la distribución de los distintos elementos —ventanas, buhardillas, óculos, chimeneas— configurando un interesante juego de volúmenes. Esta fachada concentra los pocos elementos de decoración, en contraste con la sobriedad neoclásica de las fachadas este y oeste.

El ala oeste se construyó como nave de raspamiento y viviendas en la planta superior. Consta de tres crujías, en la central se situaban los molinos hidráulicos, fuerza motriz para las máquinas de raspamiento. El ala este, atribuida a Juan de Villanueva, se organiza en dos plantas y cinco grandes bloques separados por callejones. Cada bloque está constituido por una serie de estancias en torno a un patio central porticado 

Fotografía de la fachada meridional de la Real Fábrica de Cristales, con una de las dos cúpulas de la edificación principal, y la nave central que las une. 
El diámetro de la cúpula es de doce metros, aproximadamente. Realizada completamente con ladrillo, cuenta con ocho ventanas y un óculo en su punto superior.
Exteriormente, tanto la cúpula como la linterna se resuelven como prismas octogonales cubiertos, respectivamente, con un tejado a ocho aguas de teja o con plomo.
Vista de las pechinas de la cúpula. En la parte derecha de la imagen se puede observar la bóveda de aljibe con la que se cubren las naves perpendiculares a la central, a modo de brazos de una planta basilical.
Detalle del óculo de la cúpula. Se aprecia la disposición de los ladrillos que forman el anillo del mismo y las ocho pequeñas ventanas abiertas en el remate del pequeño cuerpo de la linterna que cierra el óculo.
En el anillo de apoyo se intercalan zonas de ladrillo con zonas de piedra de granito en los encuentros con las pechinas.
Detalle de una pechina, con la disposición de ladrillos formando arcos de descarga y la colocación de sillares de granito en los puntos de máxima tensión
Detalle del anillo de apoyo de la cúpula sobre los arcos de las naves, con un espesor de alrededor de 140 cms.
Detalle de las ventanas de la cúpula, con el aparejo de los ladrillos de ésta en su intersección con las aberturas.