arquitectura popular española
Varios. Portadas del Barrio Noble de Almagro, Ciudad Real. 

El Barrio Noble de Almagro, adyacente a su plaza, es denominado también Barrio de los Caballeros. Cuenta con un gran número de palacios y casas solariegas medievales y renacentistas. Mantiene el trazado medieval, con edificios de dos alturas destinados en su mayoría a vivienda. La parte exterior más importante de muchos de ellos fue la portada, conservándose numerosos ejemplos en toda la zona. Ejecutadas en piedra bien labrada, de uno o dos cuerpos, definían con claridad el estatus socioeconómico de sus propietarios. 
Almagro, Palacio de los Fucares o Fugger
Almagro, Casa del Senorio de Molina
Palacio de los Fúcares, Calle del Arzobispo Cañizares, 6
Casa del Señorío de Molina, Plaza Mayor, 19
Arriba, a la izquierda. La fachada de la Casa del Señorío de Molina, situada en el lado sur de la Plaza Mayor junto al corral de comedias, rompe el ritmo regular de soportales y galerías acristaladas, dos zonas difrenciadas. La primera, un plano exterior formado por dos columnas toscanas de piedra de mayor altura que el resto de la plaza, que sustentan canes de madera decorados con talla festoneada y un dintel dórico de madera a modo de entablamento decorado por triglifos y metopas, sobre el que se apoya el nivel superior de fachada con dos huecos que abren a un balcón corrido de forja. El nivel superior de fachada deja vista la estructura de pies derechos y zapatas de madera que caracteriza el espacio urbano. La segunda, su plano interior, tras el pórtico, se retranquea alineándose con el fondo de los soportales de la plaza y consiste en una portada barroca de piedra flanqueada por dobles pilastras almohadilladas que sustentan un frontón partido en el que se aloja el escudo del Arcipreste de la Orden de Calatrava, Diego de Molina, heredero del Mayorazgo de Molina. La carpintería es una doble puerta de madera decorada con clavos de forja.

Arriba, a la derecha. Portada del
Palacio de los Fúcares, labrada en piedra caliza, con pilastras dóricas y dintel realizados con sillares y dovelas almohadilladas, con una sencilla cornisa que remataba el conjunto. Perteneciente a uno de los edificios más representativos del principio del Renacimiento en Almagro, debió realizarse poco después de 1525, año en que Carlos V arrendó la explotación de las minas de Almadén a los Függer (Fúcares). Fue utilizado por éstos para la administración de las minas de mercurio y el resto de propiedades que tenían en la zona. En origen, se utilizó como almacén de mercurio.
A la izquierda, la Casa solariega de los Rosales, edificio renacentista del siglo XVII con una portada barroca de influencias herrerianas realizada en piedra caliza y en la que, tanto la puerta como el balcón que hay sobre ella se enmarcan entre pilastras cajeadas de estilo dórico. 
 
Las pilastras de planta baja están  rematadas con rosetas a la altura del dintel, decorado por el despiece de dovelas y con sendas bolas laterales sobre basas cúbicas. 
 
Sobre el hueco superior vemos una venera en el centro del dintel a cuyos lados aparece el lema de la familia: “A sólo Dios el honor”. Un frontón partido rematado por flaneros alberga el escudo de la familia coronado por un casco empenachado, con las armas de los Rosales, Medrano, Dávila y Fajardo. 

En la imagen derecha, una portada en arenisca apenas decorada. Un arco rebajado rematado con unas sencillas molduras. El conjunto, de influencia gótica, se enmarca con dos delgadas columnas provistas de unos mínimos capiteles.
Almagro, Casa solariega de los Rosales
Almagro, Casa tradicional, Calle Mayor de Carnicerias, 4
Casa solariega de los Rosales, Plaza Mayor, 33
Casa tradicional, Calle Mayor de Carnicerías, 4
A la izquierda, la antigua Cárcel, edificio construido a mediados del siglo XVII y del que sólo se conserva la portada barroca labrada en caliza.

Consta de un único vano adintelado con jambas a base de pilastras cajeadas de estilo dórico que se rematan con doble bocel en ángulo a modo de capitel. Sobre el dintel, la cornisa soporta un frontón formado por una moldura discontinua que se arquea en los ángulos. El remate superior consiste en tres escudos del siglo XIX.

El escudo central rodeado por el Toisón de oro corresponde a las armas de la Corona, los laterales, son el escudo de Almagro y el de la Cruz de Calatrava. Sobre el escudo central aparece la Corona Real bajo una venera. 

En la imagen de la derecha, la portada de una casa de la calle de las Bernardas, con un dintel liso apoyado sobre dos jambas rematadas con unos capiteles dóricos. La sencillez de esta portada es compensada por su tamaño y por las proporciones de sus elementos. 
Almagro, portada en la Calle de las Bernardas, 14
Almagro, portada de la antigua carcel
Antigua Cárcel, Calle Mayor de Carnicerías, 11
Casa tradicional, Calle de las Bernardas, 14
Almagro, portada en la Plaza Mayor, 28
Almagro, portada del Palacio de los Marqueses de Torremejia
En la imagen de la izquierda, el Palacio de los Marqueses de Torremejía.

Edificado a finales del siglo XV o principios del siglo XVI, aunque sus herederos, ya en el siglo XVIII, lo remodelaron por completo,   modificando la portada. En el siglo XX pasó a ser propiedad de los Dominicos que lo convirtieron en sede de la escuela-hogar para niñas, Nuestra Señora del Rosario. 

La fachada exterior es simétrica en la disposición de ventanas y balcones, con la portada en su centro, de dos cuerpos de altura, con dinteles decorados sobre columnas y jambas. Sobre el conjunto, el alero se adapta para albergar el escudo familiar.

En la imagen de la derecha, una vivienda tradicional en la Plaza Mayor, perteneciente a la zona de transición entre soportales y fachadas normales. Tiene una sencilla portada adintelada, de cinco dovelas, labrada en caliza, con pilastras que imitan un orden dórico y unas pequeñas ménsulas en su interior.

Casa tradicional, Plaza Mayor, 28.
Palacio de los Marqueses de Torremejía, Plaza de Santo Domingo, 1
Almagro, Casa solariega de la familia Zufisa
Almagro, portada en la Plaza Mayor, 27
Casa solariega de la familia Zufisa, Calle del Capitán Vicente Parras, 5
Casa tradicional, Plaza Mayor, 27
La inmensa mayoría de las portadas de Almagro siguen el modelo de un dintel -realmente, un arco adintelado- con superficie suficiente para mostrar una cuidada decoración que rodea y enfatiza el escudo de la familia propietaria. El dintel, apoyado en dos pilastras también decoradas, suele enmarcarse dentro de una moldura similar a una sencilla cornisa semejante a un alfiz incompleto, aunque en ocasiones éste arranca de las ménsulas o capiteles de las pilastras.

En la imagen superior izquierda, se puede observar la portada de otra de las casas cuyos soportales continúan a los de la Plaza Mayor, de marcado carácter clasicista y realizada en piedra. Su estructura adintelada queda flanqueada por dos pilastras toscanas y un dintel con friso profusamente decorado con motivos vegetales y rematado por escudo de 1712.

En la imagen superior derecha, la portada de la Casa de la familia Zufisa, en el antiguo Callejón del Toril (hoy Calle del Capitán Vicente Parras), con su potente dintel enmarcado y decorado con una fina labra que combina mediorrelieves en distintos planos de profundidad con motivos grutescos y un escudo en su parte central. Destaca el hecho de que el vano de la puerta queda cubierto por una sola pieza de las tres que lo componen a esa altura. Descansan sobre jambas que imitan pilastras con basa y capitel sobresalientes y cuerpo vertical rehundido. El zócalo de "guirlache" de piedra da el toque kitsch a la casa. 
En la imagen de la izquierda, la Casa del Capellán de las Bernardas, del siglo XVI, que perteneció originalmente a Bernardo de Oviedo. El dintel de su portada está bajo un arco que lo remata y en el que se enmarca un escudo con capelo y cordones con bolas, propios de la jerarquía de un abad. El conjunto descansa sobre dos columnas jónicas que sirven de apoyo a sendos cuerpos prismáticos en los que aparecen leones rampantes mostrando los escudos de los Oviedo: una banda dragonada con dos estrellas.

A la derecha, otra casa tradicional, cuya fachada se organiza en base a grandes huecos recercados por el aparejo de ladrillo, adintelados en planta baja y bajo arcos muy rebajados con dintel lobulado y rejas de forja en planta primera. La portada es una estructura adintelada en piedra flanqueada por dos pilastras toscanas que sostienen el liso dintel de piedra. Sobre ella, el hueco de planta primera situado en el eje de la fachada se abre a un balcón de forja. Su remate superior es un alero de ladrillo.

Almagro, Casa del Capellan de las Bernardas
Almagro, portada en la Calle Mayor de Carnicerias, 5
Casa del Capellán de las Bernardas, Plaza de Santo Domingo
Casa tradicional, Calle Mayor de Carnicerías, 5
Almagro, Portada de los Xedler
Almagro, portada en la Calle de San Bartolome, 6
A la derecha, la portada de la antigua Casa de los Xedler, trasladada al lugar que hoy ocupa en el siglo XIX.

Por sus características, es una de las más conocidas portadas de la ciudad de Almagro. Fue mandada construir por el alemán Juan Xedler, rico administrador de los Fugger, está formada por un ancho dintel con decoración vegetal, animal y humana que alude probablemente a un relato de la Metamorfosis de Ovidio, entre columnas con capiteles decorados con formas vegetales y cabezas rematados por dos figuras: Hércules y Teseo, símbolos del valor y la fuerza. El remate de la portada está formado por un gran arco bajo el cual está el escudo familiar.

En la imagen de la izquierda, la portada de una casa en la calle de San Bartolomé, muy próxima a la Iglesia del mismo nombre.

Su concepción, más atenta a las proporciones clásicas,  muestra un dintel liso enmarcado por una cornisa y dos ménsulas,  sobre jambas y columnas jónicas apoyadas sobre basa y pedestal.

Portada de los Xedler, Calle de Ntra. Sra. de las Nieves, 3
Casa tradicional, Calle de San Bartolomé, 6
En la fotografía de la izquierda, la portada del Palacio de los Condes de Valparaíso.

Remodelado completamente a finales del siglo XVII o comienzos del siglo XVIII, haciendo de él una lujosa mansión de acuerdo con su privilegiada posición, Ministro de despacho Universal de Fernando VI, además de ser regidor perpetuo de Almagro y Caballero de Calatrava. Aún quedan algunas salas que conservan su carácter original. Su portada se divide en dos cuerpos, el primero, adintelado, entre pilastras y el segundo con balcón y escudos de la familia paraíso sostenido por ángeles rematados por un gran motivo vegetal en el centro con la inscripción de “año de 1699”. 

En la imagen de la derecha, una portada de la calle de las Bernardas, realizada con piedra caliza, está formada por un dintel rematado con una sencilla cornisa, escudo familiar en su clave y dos pilastras con sendos capiteles dóricos de correctas proporciones y, adornado su fuste con un rehundido, se apoyan sobre basas simplificadas.

Almagro, portada del Palacio de los Condes de Valparaiso
Almagro, portada en la Calle de las Bernardas, 11
Palacio de los Condes de Valparaíso, Calle de las Bernardas, 2
Casa tradicional, Calle de las Bernardas, 11
Almagro, portada de la Casa de los Wesel
Almagro, portada de la Casa de los Oviedo
A la derecha, la Casa solariega de la familia Wesel, del siglo XVI.

Mandada construir por Jorge Wesel, un apoderado de los Fugger, que contrajo matrimonio con María de Villareal y Oviedo. Su portada consta de un dintel en cuyo centro muestra el escudo de la familia. Descansa sobre dos columnas jónicas pegadas a las jambas. En su interior, la vivienda se organiza en tres crujías en torno a un patio porticado en tres de sus lados. Las columnas del patio, con capiteles que incluyen el escudo de los Wesel, sujetan zapatas de madera. 

A la izquierda, Casa de los Oviedo, también del siglo XVI.

Su portada, que destaca por su tamaño, repite el esquema de dintel sobre jambas rematadas con columnas, aunque esta vez los cuerpos prismáticos superiores de las columnas se sustituyen por las figuras de Hércules y Teseo sobre los capiteles. En el centro del dintel, el escudo familiar, sujeto por dos animales fantásticos y guirnaldas.
Casa solariega de los Wesel, Calle de Ntra. Sra. de las Nieves, 6
Casa de los Oviedo, Calle del Marqués de las Hormazas, 8
A la izquierda, la fachada de la Casa del Prior de San Bartolomé,  del siglo XVI. Era la sede administrativa y residencia del prior del Campo de Calatrava. 
 
Su portada renacentista es de gran riqueza ornamental y representativa, muy bien labrada. Está diseñada como un arco de triunfo, con un frontón sobre el dintel del vano que se remata con una ventana muy elaborada. El dintel está decorado con animales mitológicos y dibujos vegetales, y apoya sobre dos jambas rehundidas, decoradas con rosetas y con sendas columnas en sus laterales con capitel mezcla de estilos dórico y jónico. En el centro del frontón aparece labrado el escudo del prior. La ventana situada sobre el frontón repite el esquema compositivo del vano inferior, sin frontón. 

A la derecha, un portada de una casa de la calle del Capitán Vicente Parras, realizada con ladrillos, con su arco rebajado y enmarcado en un alfiz. Este modelo es repetido con frecuencia en otras casas de Almagro.
Almagro, Casa del Prior de San Bartolome
Almagro, portada de ladrillo con alfiz
Casa del Prior de San Bartolomé, Calle Ntra. Sra. de las Nieves, 10
Casa tradicional, Calle del Capitán Vicente Parras, 8
Almagro, portada en la Calle de las Bernardas, 9
Almagro, portada en la Calle de Jeronimo Ceballos, 1
Casa tradicional, Calle de las Bernardas, 9
Casa tradicional, Calle de Jerónimo Ceballos, 1. c/v. Plaza Fernández de Córdoba, 1
En la imagen superior izquierda, la portada lateral de una casa tradicional situada junto a una esquina destaca por la curiosa utilización de un potente dintel decorado con triglifos y metopas y cubierto por una destacada cornisa. El dintel apoya sobre jambas labradas con sillares almohadillados. El conjunto demuestra la influencia de los tratados de arquitectura en el momento de su construcción.

A la derecha, la fachada de otra casa de la calle Bernardas presenta una portada con una diferencia respecto al resto: el dintel, remarcado con una pequeña moldura a modo de alfiz, vió modificado su perfil inferior -posiblemente con posterioridad a su construcción- con la imitación de un vano geminado con dos arcos rebajados sin columna intermedia, quedando en su unión, en la clave del dintel original, el escudo familiar